Nguière Mandakh (Senegal)

Es un pequeño pueblo de la región de Kaffrine, situado en la parte central de Senegal, este en su conjunto carece de infraestructuras sanitarias adecuadas y la población se ve obligada a recorrer largas distancias para poder ser atendidos, como es el caso de Nguer Mandakh y el resto de pueblos aledaños.

Lo que hace que las condiciones sanitarias sean muy precarias dependiendo de la localidad y la estación del año, empeorando en la época de lluvias en las que se multiplican los casos de malaria y parásitos intestinales.

Los puestos de salud utilizan las infraestructuras comunitarias de los pueblos  (casa de salud y maternidades rurales) creadas por las poblaciones que las gestionan a través del personal sanitario comunitario o las matronas elegidas.

Uno de los grandes problemas para los habitantes de estos pueblos es el recibir un cuidado médico adecuado y digno. El acceso a servicios sanitarios es un grave problema en Senegal, donde éstos son caros y escasos. Menos de un tercio de la población tiene acceso a infraestructura sanitaria.

Problemas como la alta mortalidad infantil, salud reproductiva, paludismo y enfermedades de transmisión sexual no se tratan o se tratan con recetas caseras que pueden agravar el problema. La salud de la mujer es un problema particularmente grave, como muestra la alta tasa de mortalidad materna: 980 mujeres de cada 100.000 mueren durante el parto (en España, la tasa es de 4 por cada 100.000). Muchos de estos partos se producen en clínicas clandestinas.

Entre los factores que explican el estado del sistema sanitario están la falta de medios materiales y humanos. No ayuda que, sólo entre 1995 y 2005, el 51% del personal médico y un 27% del personal de enfermería haya emigrado a países como Francia o Canadá, dejando a Senegal sin el capital humano necesario para mejorar la situación de la sanidad en el país.